RECIENTES: Delincuencia disminuye más del 20%, asegura la SSP    Expertos coinciden en insuficiencia de medidas anticorrupción de AMLO    Marvel presenta el primer avance de ‘Black Widow’    Aún no hay fecha para que se establezca Conagua en Veracruz    Asesinan a hombre en bar y dejan el cadáver en la vía pública en Coatzacoalcos, Veracruz    Segob sugiere a estados implementar leyes de amnistía    Revelan tráiler de '007: No Hay Tiempo Para Morir'    James Bond 'No Time to Die' anuncia su primer tráiler con teaser    Se esperan amaneceres fríos y tardes templadas en mayor parte del Estado    Comando irrumpe en anexo y secuestra a internos en Irapuato    Fuerte choque deja daños materiales cuantiosos en Veracruz    Familiares de desaparecidos plantan al Gobernador de Veracruz; 'quería reunión a modo', acusan    Secuestro incrementa más del 9% en este 2019: SSP    Rescatan a conductor secuestrado, en Cuitláhuac, Veracruz    Niega gobernador coacción y acarreo al Primer Informe de AMLO    Secretarios que acarrearon a trabajadores a mitin de AMLO podrían ser sancionados: Diputada    SNTE preocupado por recorte de 2 mil mdp a SEV en 2020    Sentamos las bases para mejorar el sistema educativo en Veracruz: SEV    En el futbol mexicano primero se ve por el negocio: Fidel Kuri    Publican días y horarios para las semifinales del Apertura 2019    

¿Realmente la diabetes da por un susto?

Formato 7 Mar, 28 de Mar 2017 1:51 PM ciencia
Vamos a hablar sobre la diabetes, una enfermedad que aqueja a más de 422 millones de personas en el mundo.
img

El “susto” en la tradición hispánica es más que una condición emocional. Para muchas personas se trata de una enfermedad que implica malestar general y que puede llevar a otras complicaciones.

“Una persona espantada tiene la piel pálida, como amarilla. No tiene hambre, los niños no crecen, están tristes, tienen mucho sueño, no tienen ganas de hacer nada. Cuando el susto es muy fuerte, la sangre se vuelve agua, tanto que ya no tienen fuerzas, tienen la mirada perdida, los ojos están tristes”, explica Susana Ruíz Martínez, curandera de Oaxaca, en un artículo del Departamento de Medicina Familiar de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de México.

Médicos alópatas de esta universidad han intentado entender al susto y sus repercusiones en la salud dentro del imaginario colectivo de los pacientes latinos, y han llegado a esta definición: se trata de “un impacto psicológico de intensidad variada que se padece a consecuencia de factores diversos entre los que se encuentran los de índole sobrenatural (supersticiones), fenómenos naturales (inundaciones, huracanes) y circunscritos en experiencias personales (problemas económicos, crisis de pareja) que emergen como eventualidades fortuitas del todo inesperadas”.

Al detectar que el susto es un estado mencionado comúnmente por los pacientes latinos en Estados Unidos, la University of Nevada en Las Vegas hizo un grupo de enfoque en donde se definieron los siguientes síntomas: pérdida del apetito, aislamiento social, nerviosismo e insomnio. Además, concluyeron que el “susto” es un síndrome relacionado con nuestra cultura que tiene que ver con una pérdida de la condición normal de la persona después de haber vivido un acontecimiento que la dejó impresionada.

Pero, ¿puede la superstición relacionada con un susto ocasionar que tu cuerpo altere sus funciones al punto de provocarte una enfermedad crónica? Primero habría que entender qué ocurre cuando sufrimos una reacción emocional intensa como el estrés, el espanto o el enojo.

Imagina que te quedas sin trabajo de un día para otro y con muchas cuentas por pagar. Cuando tu cuerpo detecta que está bajo amenaza se pone en estado de alerta produciendo hormonas como la adrenalina que hacen que los niveles de glucosa y otras reservas (como la grasa) se disparen para que tengas la energía suficiente para defenderte, o en este caso para buscar un nuevo empleo.

Pero un susto en una persona sana no provoca fallas en el metabolismo ni modifica para siempre la forma en que su cuerpo utiliza la energía de los alimentos; sus propios mecanismos regulatorios la mantendrán en un rango normal incluso en un estado de estrés prolongado. Sin embargo, ¿qué pasa si tus células son resistentes a la insulina? El azúcar en tu sangre aumentará sin tener a dónde ir, y se acumulará hasta provocarte una crisis de salud.