RECIENTES: Duarte fue presionado por administración de Peña Nieto para que se entregara: ex abogado    Presidente López Obrador presenta Plan de Negocios Pemex 2019-2023    López Obrador reconoce poco avance en el combate a la inseguridad    SRE anuncia 60 mdp para mejorar albergues y estancias para migrantes    Asesinan de un tiro en el rostro a hombre en colonia Carolino Anaya en Xalapa    Confirman cuarta entrega de Thor; Taika Waititi la dirigirá    Vinculan a proceso a presunto secuestrador de Norberto Ronquillo    Ninguno puede estar por encima de la ley: Gobernador de Veracruz sobre exalcalde de Coxquihui    El Senado recibe la nueva Ley General de Educación para discutirla    Hallan 3 cuerpos embolsados en Palma Sola, Veracruz    Oposición le abre las puertas a panistas excluidos    Choca autobús de turismo con tráiler en Maltrata    Niega Manuel Huerta obligar a alcaldes a contratar migrantes    Hombre se quita la vida en Rodriguez Clara, Veracruz    Reitera SEV defensa de derechos laborales de la base trabajadora    Manifestantes se desangran para exigir bajen tarifas en CMAS en Xalapa    Entrega Gobernador escrituras a familias de reservas territoriales    Muere joven en volcadura en carretera de Jamapa    Crece más del doble ingreso de menores migrantes a México    Vuelca y se incendia camioneta sobre la Córdoba-Puebla    

¿Se puede engañar al hambre?

Muy Interesante Lun, 18 de Sep 2017 11:02 AM ciencia
En castellano existe una expresión, “engañar al hambre”, que se ajusta perfectamente a una curiosa investigación.
img

En castellano existe una expresión, “engañar al hambre”, que se ajusta perfectamente a una curiosa investigación que ha promovido el centro Rural and Environment Science and Analytical Services del Instituto Rowett, perteneciente a la Universidad de Aberdeen, en Escocia. 

El experimento consistía en comprobar si existe una especie de “ efecto placebo” para el apetito; es decir, si este depende solo de la ingesta calórica o interviene también la sugestión de nuestra mente.

Los expertos reclutaron a 26 voluntarios y les dieron un contundente desayuno: una tortilla francesa de tres huevos. El truco fue que a la mitad de ellos se les informó que era de cuatro huevos y al resto  que solo había sido elaborada con dos. El seguimiento posterior no dejaba lugar a dudas: aquellos que pensaban que habían comido menos estaban considerablemente más hambrientos después y comieron más pasta a la hora del almuerzo.

El director del estudio, Peter Brown, de la Universidad Hallam Sheffield (Inglaterra), ha resumido así sus conclusiones, presentadas recientemente en una conferencia anual de la Sociedad Británica de Psicología: “Trabajos anteriores ya habían demostrado la influencia de las expectativas de las personas en la sensación de hambre o saciedad, y, consecuentemente, en lo que comen después. Nuestra investigación se ha centrado en la ingesta de alimentos sólidos al principio del día y la ingesta calórica a lo largo de las cuatro horas siguientes, el periodo habitual que media entre el desayuno y el almuerzo. Quienes creían que habían comido menos consumieron una cantidad significativamente menor de calorías que el resto durante todo el día”.

Antes, otros psicólogos ya habían observado, efectivamente, este fenómeno con otro tipo de alimentos: líquidos (bebidas) y semisólidos (como sopas o cremas).

Los resortes del apetito

Como ha explicado el propio Brown, los expertos también analizaron muestras de sangre de los participantes las dos veces que se repitió el experimento para medir, principalmente, los niveles de grelina , la conocida como “hormona del hambre”, que ya ha conseguido ser manipulada para controlar el consumo de alimentos en otras investigaciones. Pero no encontraron pruebas de que la información suministrada alterara la cantidad de grelina que generaban los voluntarios, por lo que los efectos deben atribuirse exclusivamente a la sugestión psicológica.

“El objetivo ahora, por lo tanto, debe ser ahondar por qué las expectativas de lo que comemos, más que los efectos meramente fisiológicos de lo que comemos, influye de esa manera en la ingesta calórica y la sensación de apetito”, apunta el experto.

En la actualidad, los mecanismos del hambre son objeto de estudio habitual para la neurociencia, con la finalidad última de combatir la obesidad y la aparición de dolencias asociadas al sobrepeso como la diabetes de tipo 2. Además de la ya citada grelina, también intervienen la insulina y la leptina, hormona segregada por las células grasas de nuestro organismo que produce la sensación de saciedad. Por ejemplo, se sabe que las ganas de comer que se apoderan súbitamente de nosotros por la noche y nos llevan a asaltar la nevera se deben a que la falta de sueño altera la proporción entre los niveles de grelina y leptina como respuesta defensiva del organismo, que busca de esa manera aumentar los depósitos de energía. Está por ver si podemos controlar esos impulsos con “engaños” como los que acaban de desvelar los investigadores británicos.


Etiquetas:

   hambre

   engañar

   puede




COMPARTIR EN REDES SOCIALES:
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Entradas Similares

Últimos Post's

MEME AL DÍA

#MemeDelDía
img

Archivos en el Blog