RECIENTES:

Espionaje, censura, despidos, difamación y asesinato: violencia constante contra el periodismo

Notimex Lun, 28 de May 2018 2:36 PM nacional
En 2018, cinco periodistas han sido asesinados en México: Alicia Díaz fue muerta a golpes en su casa de Monterrey. Juan Carlos Huerta, fue asesinado en Tabasco. Leobardo Vázquez fue en Veracruz. A Pamela Montegro, Nana Pelucas, la acribillaron a balazos en Acapulco. Y a Carlos Domínguez lo asesinaron en Nuevo Laredo.
img

En 2018, cinco periodistas han sido asesinados en México: Alicia Díaz fue muerta a golpes en su casa de Monterrey. Juan Carlos Huerta, fue asesinado en Tabasco. Leobardo Vázquez fue en Veracruz. A Pamela Montegro, Nana Pelucas, la acribillaron a balazos en Acapulco. Y a Carlos Domínguez lo asesinaron en Nuevo Laredo.

En México, los comunicadores no sólo son violentados físicamente. Hay tantas formas de violencia, y cada una le duele a uno de los gremios más desprotegidos: el de la prensa. En el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto más de 40 periodistas fueron asesinados durante su administración. Hasta mayo, se contabilizan 115 comunicadores asesinados entre 2000 y 2018.

Espionaje, censura, despidos, difamación, intimidación, detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas… asesinatos. Una película de horror. Son algunas de violaciones que sufren los periodistas que realizan investigaciones que llegan a incomodar a políticos, altos políticos o miembros del crimen organizado.

“Están apagando las pocas luces que alumbran las tiniebras de la incertidumbre y la desiformación”, aseguró Ricardo Neves, de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), quien destacó que el trabajo periodístico “no se puede realizar con seguridad ni libertad en México” y por eso mismo, muchos periodistas tienden a la autocensura.

Durante la conferencia “Derecho a la información y protección de los periodistas”, el funcionario de la ONU resaltó que las periodistas mujeres sufren doble violencia, no solo por su profesión sino también por su género. Además, la forma y el impacto de la agresiones también difieren entre hombres y mujeres.

Lo grave de estas agresiones, es quizás, “el combate efectivo a la impunidad”. Impunidad, “el obstáculo fundamental en la libertad de expresión”. Según datos de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión, hasta 2017, de los más de 100 casos de homicidios, sólo ha atraído 48, de los cuales únicamente se resolvieron tres. Esto significa que la justicia alcanzó sólo a 2.64 por ciento de los casos, 97.36 por ciento de impunidad.

Para Ricardo Neves, hace falta un verdadero mecanismo de protección a los periodistas, el cual proteja a los miembros de la prensa y no solo sea un paleativo, que se activa después de la agresión. Asimismo, hace falta mantener estadísticas de agresiones, así como reconocer que hay agresiones. Lo grave, es que “el Gobierno no puede o no quiere comprometerse” en su combate.

En conferencia realizada en el Museo de Memoria y Tolerancia, Ana Cristina Ruelas Serna, directora de ARTÍCULO 19 en México, resaltó que también hay formas de violencias institucionales, tal como la política para reducir el flujo de información que llegue a la sociedad para que no esté informado.

También está la violencia económica, cuyo impacto afecta la línea editorial. En México, el fuerte gasto en publicidad oficial es una práctica común desde hace mucho tiempo; tanto a nivel federal como estatal, con el objetivo de fomentar la cobertura adulatoria de funcionarios y de silenciar a sus críticos. A decir de Ruelas Serna, el 53 por ciento del gasto oficial se va a 10 medios, y son estos quienes deciden que inforación se da.

Otras de estas violencias sutiles es la reservación de información, que bajo el argumento de “Seguridad Nacional” no se pueden revelar ciertos documentos o nombres. Por ello, para Ana Cristina, es importante el acceso a la información para acercarla a la sociedad. “Hay preguntas que cambiarían la historia e información que sí puede cambiar vidas”.

Por su parte, Sergio Rodríguez Blanco, coordinador de Periodismo en la Universidad Iberoamericana, aseguró que en muchos de los casos hace falta “autocrítica”, así como verificar y corroborar la información que trasmite.

Cualquier acto que evite que podamos tener acceso a la información, atenta directamente contra nuestra libertad de expresión y nuestro derecho de acceso a la información.


Etiquetas:

   constante

   contra

   periodismo

   violencia

   asesinato

   censura

   despidos

   difamación

   espionaje




COMPARTIR EN REDES SOCIALES:
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Entradas Similares

Últimos Post's

MEME AL DÍA

#MemeDelDía
img

Archivos en el Blog