RECIENTES: Morena acepta reponer votación para titular de CNDH    Cierra 20 por ciento de los negocios de alimentos y bebidas por mala situación económica e inseguridad    'Maléfica 2' regresa a la cima de la taquilla mexicana    Maquilladas, cifras de feminicidios en Veracruz: activistas    Cuitláhuac García descarta cambios en su gabinete    Documental 'El Dorado' de Shakira llega a México el 13 de noviembre    Refuerza Federación investigaciones del atentado contra diputado    Crimen contra diputado no 'empaña' actos programados para el Informe: Cuitláhuac    Vinculan a proceso a excolaboradores de Rosario Robles por corrupción    Llevan a cabo misa de cuerpo presente de Juan Carlos Molina    Adhara, la niña mexicana que es más inteligente que Einstein    Asesinato de Molina pudo ser porque afectó intereses, advierte líder nacional de CNC    Se abrió carpeta de investigación contra exfuncionarios que participaron en agresión a jubilados: FGE    Se han localizado los cuerpos de 12 personas embolsadas en finca de Jalisco    Aclara Zenyazen que no se ha firmado ningún convenio con refresquera    Selección Mexicana de beisbol, a nada de Tokio 2020    El primer tráiler de ¡Scooby! revela origen de los jóvenes detectives    Garantizan abasto de medicamentos oncológicos para niños    Diputados de Morena organizan colecta para gastos de Evo Morales    Muere taxista tras fuerte choque en avenida de Veracruz    

La extraña enfermedad que convierte a los animales en zombies y podría contagiarnos

Cultura Colectiva Vie, 12 de Abr 2019 2:05 PM tecnología
Si sucedió con las vacas locas e incluso con el consumo de otros humanos.
img


La existencia de animales “zombie” es un fenómeno que, a diferencia de los zombies humanos, no está en el plano de la ficción. Los casos más comunes ocurren en vacas, ovejas e insectos, aunque en el caso de estos últimos, su “zombificación” ocurre a través de ciertos patógenos u hongos. 

Sin embargo, cuando se trata de las vacas y las ovejas, el culpable suelen ser los priones. De la forma más simple posible, se trata de  proteínas que están “mal dobladas”, son altamente transmisibles y provocan enfermedades degenerativas. Estos priones eran los causantes de la enfermedad de kuru, misma que ocurría entre la tribu de los fores, quienes acostumbraban a comerse a sus difuntos. En su caso el kuru provocaba temblores, risa, dolores y la pérdida del control de las extremidades.

Actualmente, los venados sufren una enfermedad similar también provocada por los priones, llamada en su traducción literal enfermedad de desgaste crónico, que lleva las siglas (en inglés) CWD. Cuando un venado está infectado de CWD pierde peso, babea, no camina con naturalidad e incluso adopta un comportamiento agresivo contra los humanos que encuentra a su paso. 

Pero el CWD no sólo afecta a los venados: también lo sufren los alces, ciervos y renos. A la fecha sólo ha sido identificado en Estados Unidos, Canadá, Noruega y Corea del Sur; sin embargo, puede ser altamente contagioso… y el peligro de consumir la carne de un venado infectado puede ser real para nuestra especie.

Tan real como lo fue el caso de las vacas locas —nombre común para la encefalopatía espongiforme bovina o EEB—, que en 1996 se detectó por primera vez en un humano. Consumir la carne de una vaca infectada con EEB podía provocar en los seres humanos la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. Así como los venados, las vacas también tienen cambios de comportamiento y dificultades para caminar o moverse debido a que los priones afectan las capacidades neurológicas, un efecto que se puede replicar en humanos.

Si bien hasta la fecha no hay ningún caso confirmado de que el consumo de carne de venado infectada provoque una enfermedad mental en un humano, existen estudios que intentan probar si estos priones pueden infectar a otras especies y en específico, encontrar su mecanismo de acción.

El riesgo es tal, que la OMS ha recomendado rigurosos controles para mantener a estos agentes infecciosos fuera de nuestra cadena alimenticia. Esto no quiere decir que no existan ciertas coincidencias que hicieron sospechar a los investigadores, como el caso en la década de los 90 en la que tres cazadores desarrollaron la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. La sospecha principal fue su consumo regular de carne de alce y venado, en particular de los que cazaban; sin embargo, el análisis de laboratorio mostró que ninguno de los tres hombres mostraban un vínculo entre el CWD y la Creutzfeldt-Jakob, asimismo, cuando analizaron las muestras de venados de la zona, ninguno tenía evidencia de haber desarrollado la enfermedad. No obstante, como es usual, los tres hombres fallecieron poco tiempo después de su diagnóstico. 

A pesar de que aún no han ocurrido casos de contagio de venados a humanos, tanto el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos como la OMS, han pedido el desarrollo de algún método de prueba que permita que los cazadores diagnostiquen la presencia de la enfermedad de una forma rápida y poco costosa. Sin embargo, hasta el momento la mejor solución (en especial cuando la caza es de autoconsumo) es evitar consumir la carne de aquellos venados cuyo comportamiento sea errático o tenga un aspecto poco saludable. 



Etiquetas:

   podría

   contagiarnos

   zombies

   animales

   enfermedad

   convierte

   extraña




COMPARTIR EN REDES SOCIALES:
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Entradas Similares

Últimos Post's

MEME AL DÍA

#MemeDelDía
img

Archivos en el Blog