RECIENTES: Campesino de Soteapan fue violado por amigos de parranda    Coatepec no es foco rojo en inseguridad: González Naveda    Se registra Guzmán Avilés como aspirante al CDE del PAN    Habrá tren ligero entre Coatepec-Xalapa-Banderilla    Raúl Jiménez anota en victoria de los Wolves en playoff de Europa League    Disney+, listo para su debut en EU    Predominará el ambiente cálido en mayor parte del Estado    Aparece hombre ejecutado al lado de un Taxi en Oluta    Venta de plazas no se da en lo educativo, dice AMLO    José de Jesús Mancha se registra como aspirante al CDE del PAN    Acribillan a dos mujeres en parque de Monterrey    Por clausura de basurero toneladas de basura se acumula    Comando irrumpe en domicilio y ejecuta a seis en Michoacán    Julio, segundo mes más violento en lo que va del 2019    Auditarán a Fiscalía de Veracruz por presuntamente “falsear números” de feminicidios: SSP    Dejan cuerpo envuelto en una sabana sobre calle de Coatzacoalcos    Comisión de Vigilancia aprueba convocatoria para elegir auditor del Orfis    Encabeza Xalapa feminicidios en Veracruz    Estudio del Inegi demostrará que el pueblo está 'feliz': López Obrador    Muere conductor de camioneta del IMSS tras volcadura en Acayucan    

FROYLÁN FLORES CANCELA, FINA ESTAMPA DEL PERIODISMO NACIONAL (1934-2019)

FERNANDO F. CANCELA Mar, 11 de Jun 2019 10:30 AM columna
La Periodista Sonia García, envía desde España artículo sobre la vida de Froy.

Por: FERNANDO F. CANCELA

img


La Periodista Sonia García, envía desde España artículo sobre la vida de Froy.- Agradezco profundamente a mi amiga la Periodista Sonia García García ex Directora de Diario de Xalapa y ahora Presidenta de la Asociación Cultural La Bibliomusicineteca localizada en Vilá i Vila, 76 bajos, código postal 08004 de la ciudad de Barcelona, quien me envió un artículo desde España relacionado a la vida del extinto Periodista Froylán Flores Cancela para ser publicado en mi columna y posteriormente en el libro: Anécdotas de Froy con sus amigos.

Le adelanto mi apreciado lector (a), que Sonia García, será unas de las presentadoras de dicha obra que será publicada si Dios quiere por quien esto escribe, en un tiempo todavía indefinido. Por otra parte, dicho texto será como su nombre lo indica, basado en anécdotas de Froylán Flores Cancela con sus amigos.

Otros presentadores de dicho texto designados por este servidor serán los periodistas: Edgar Hernández y Carlos Jesús Rodríguez, así como el Maestro Daniel Méndez Vivanco y el Pastor de la Primera Iglesia Bautista de Xalapa, Armando Díaz Salazar.

En ese sentido, quiero explicarle que la Bibliomusicineteca que Sonia García preside, es un espacio de encuentro multicultural y plurigeneracional en torno al mundo de los libros, la música, el cine, las artes escénicas y la cultura en general. Su página electrónica es: www.bibliomusicineteca.com

He aquí, el artículo que Sonia envió a su servidor.


OFICIO DE DIFUNTOS

In memoriam

Sonia García García

Cuando en 1998 entrevisté al periodista Froylán Flores Cancela, con sus respuestas me dio toda una clase de periodismo.

“Es el miedo que uno siente cuando escribe. Es el miedo, pero al mismo tiempo, el desafío. Un miedo de morirse todos los días y como en el oficio de difuntos, resucitar al día siguiente”, me dijo.

“La obra del periódico, es la obra de todos, de todos los que escriben. Nosotros, solo hemos sido coordinadores del esfuerzo, del talento, la creatividad, pero muchos son los que entregan vida y alma en el periódico. No es una droguería ni una farmacia, el periodismo siempre es distinto, ideas, no es un trabajo rutinario. Y cada día se resucita, como en el oficio de difuntos. Yo creo que por eso se le ha puesto creación diaria, porque muere uno y a las 24 horas vuelve a resucitar”.

Froylán Flores Cancela, me contó que él era un descubridor de periódicos.

“En cada lugar al que voy busco un periódico y escribo sobre lo que veo y oigo, además, lo hago sin la grabadora, de memoria, todo”.

Joven e inexperta preparé una serie de preguntas con el objetivo de que me hablara de su paso por el Diario de Xalapa, donde había vivido momentos estelares, momentos críticos y también, la amargura de su despido. Habían pasado más de veinte años y yo quería que me contara sus recuerdos.

“No, yo procuro no recordar. Imagine usted, esa es una de las singularidades que tiene la memoria. La memoria es un filtro, hace olvidar el dolor, lo que aqueja, lo que duele, y le da paso. La memoria no solamente sirve para recordar, también sirve para olvidar. Yo tengo cien por ciento mi vida llena de cosas bellas. Incluso los momentos críticos forman parte de la belleza de la vida. Siento que la vida así es, no es ni cuadrada, ni longitudinal, ni de ida y vuelta, la vida es un mosaico de cosas, también.

Así que le pregunté si esa paz se la daba el periodismo.

"No -me respondió- eso lo da el código del alma. Porque en el periodismo yo he visto a gente muy angustiada. Yo no. Yo tengo otra cosa, nunca he contestado nada a nadie, nunca. Siempre me explico que quizá tenga razón si está en desacuerdo conmigo. Es mejor que sentirse una víctima. Yo siempre escribía la columna Glosario del Momento para una persona, para quien me leyera. Me bastaba y me basta con que alguien me lea para justificar un poco lo que escribo”.

¿Cuáles son las columnas que más le gustaron?, insistí.

"Yo realmente no tengo una colección de columnas, respondió, pero uno de estos días me traje una columna que me hizo recordar lo que pasó aquel día. Yo venía bajando la calle de Lucio cuando vi que había gente en el Paraninfo de la UV. Que me acuerdo y digo: ¡Ah! Pero si aquí está el escritor Jorge Ibargüengoitia. Eran las ocho de la noche y me metí a escucharlo. Oí su conferencia y después hice una croniquita. Así que mi columna tenía esa característica. Lo mismo era un tema político que social o cultural”.

También agregó:

“Soy un hombre que no tiene metas. Nunca las he tenido, tengo deseos de trabajar, pero siempre he creído que los mejores premios o reconocimientos son los que uno puede obtener todos los días. Siempre he creído que somos lo que hacemos. Aquí está la foto del Premio Nacional de Periodismo (un premio que le provocó su despido del periódico), por ejemplo. Eso fue triste porque dio lugar a que ocurrieran cosas que lamento, pero lo agradezco porque como quiera que sea es un estímulo”.

Su dicho de alguna manera contradice su acción, porque él, llegó muy joven al periódico y como publicó el director fundador de Diario de Xalapa el día de su dimisión: “llegó a madurar tanto que proyectó fuertemente su personalidad dentro del periodismo, ya no de provincia, sino nacional”.

Dicen que el despido tuvo que ver con celos profesionales. A Froylán esta situación lo llevó a crear el semanario Punto y Aparte, su propio medio de comunicación, que se convirtió en un icono de la cultura en Xalapa.

“Usted me tiene que entender, pero yo no recuerdo eso. Recuerdo lo bonito, mis mejores días. Están en el fondo de mi mente. Cuando alguien pregunta mejor ni le contesto. Mejor le enseño fotos, en Los Pinos, estuvo don Rubén (Rubén Pabello Acosta), director fundador de Diario de Xalapa. Lloró cuando me dieron el premio, estuvo muy contento, feliz.

¿Quién le metió otra idea en la cabeza?

“Yo no sé, nunca sabemos por qué ocurren las cosas. Yo lo único que recuerdo era ese momento”.

A cambio de una respuesta me mostró fotos, suplementos y todo lo que guardaba como un tesoro. Solo concluye:

“No podemos negar que en los periódicos hay una línea editorial, hay intereses, muchas veces las personas discrepan de la línea del periódico, no del periodismo”.

El periodismo tiene vida propia y posee la virtud de mantener viva cualquier época.

“En los años sesenta yo traía al periódico cosas que no era habitual que el periódico publicara. Es cierto que no era lo más importante, pero yo hacía entender que había un mundo que necesitaba la información. Yo siempre trataba de entender la cultura para disfrutarla, para llevarla al plano de la discusión. La política y la cultura van de la mano. No entendería una cosa sin la otra. Más bien, la política como disciplina es hija o producto de la cultura y después la política también define la cultura, con planes o programas”.

En los tiempos que le tocó ser Jefe de Redacción y luego Subdirector de Diario de Xalapa, Froylán Flores Cancela tenía gran libertad para escribir. Lo mismo se iba a Ciudad de México que a Veracruz o a un café a entrevistar a poetas, políticos, intelectuales. Siempre estaba pendiente, lo mismo si venía Gabriel García Márquez, Nicolás Guillén, Luis Echeverría o el Rey Juan Carlos; agendaba, investigaba y conversaba con los actores políticos, sociales o culturales de su época.

“Con los recursos simples que va dando la imaginación, el interés sobre los hechos. De ahí la fuerza del periodismo, su consistencia o su debilidad”.

Froylán Flores Cancela, maestro de periodistas y amigo, murió en marzo de este año. Sirvan estas líneas para expresar mi agradecimiento y mi cariño a un periodista con el que compartí una etapa de mi vida profesional en México.



Etiquetas:

   1934-2019

   froylÁn

   flores

   cancela

   fina

   estampa

   del

   periodismo

   nacional




COMPARTIR EN REDES SOCIALES:
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Entradas Similares

Últimos Post's

MEME AL DÍA

#MemeDelDía
img

Archivos en el Blog